lunes, 4 de julio de 2011

Sublime sin interrupción

Os presento un corto que realizamos para una asignatura de Productos de Ficción. Está basado en un relato de Hugo Izarra y habla de.. bueno, mejor lo vean y luego hablamos. No olvidéis verlo en máxima resolución. Espero que lo disfrutéis y que opinéis sobre lo que os parece.



Concepto a tener en cuenta sacado de la Wikipedia:


Según el concepto original de Longino, que sería recuperado por filósofos y críticos de arte posteriores, lo sublime se caracteriza por una belleza extrema, que produce en el que la percibe una pérdida de la racionalidad, una identificación total con el proceso creativo del artista y un gran placer estético. En ciertos casos, lo sublime puede ser tan puramente bello que produce dolor en vez de placer. Según Longino, hay cinco caminos distintos para alcanzar lo sublime: “grandes pensamientos, emociones fuertes, ciertas figuras de habla y de pensamiento, dicción noble y disposición digna de las palabras”.
Para Longino, una obra de arte bella persuade, convence, se dirige a la razón, aunque podemos discrepar; en cambio, una obra sublime tiene grandeza, no depende de la forma, prescinde de opiniones, se dirige más al interior, a una actitud psicológica. Así, es igual de buena para todo el mundo, no depende de las variaciones temporales del gusto. Lo sublime se relaciona con la belleza porque sobrepasa sus límites: la belleza es contención (magnitud y orden aristotélicos), lo sublime es incontinente; la belleza guarda las formas, lo sublime las pierde; lo bello convence y agrada, lo sublime involucra y sorprende; la belleza está en los objetos a la vista, en lo sublime el objeto desaparece. Lo sublime corresponde según Longino al último estadio del amor platónico, en que no se ve la belleza, sino que se sumerge en ella, está en un “océano de belleza”.

3 comentarios:

  1. Parafraseando el título, sublime. Gran trabajo, enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gusta el papel que juega la protagonista. Ella es sublime. Él es gilipolla, el típico guarro superficial.
    La tercera en acción es la simple que no se valora a sí misma y que cumple el dicho ese de: "tanto follo, tanto valgo". Pobre chica, pobre gilipollas urbano.
    Me ha gustado, lo vi en youtube.

    ResponderEliminar