sábado, 10 de septiembre de 2016

Esquizofrenia paranoide

El psiquiatra me diagnostico esquizofrenia paranoide. Estuve mal de la cabeza durante un tiempo. Creía que viajaba en el tiempo, creía que querían matarme, pero ahora con la medicación que me tomo estoy normal, más normal que nunca. Pero tengo el estigma de la enfermedad sobre mí. Aunque no me importa demasiado, ahora cada vez que cometa una locura lo justificarán diciendo “Claro, el Fredy está loco, es normal que haga ese disparate”.


La cuestión es que no avanzo en mi vida. Cumplí mi meta de sacarme una carrera de algo que me gustara. Dejé un trabajo fijo para cumplir mi sueño de dedicarme a algo que me gustara, pero ahora mismo no avanzo, los días pasan sin más, y sigo sin encontrar una motivación. Sobre mí planea el fantasma de trabajar en algo que me disgusta y no quiero.

Ya ni siquiera escribo entradas en mis blogs. Me siento perdido. Veo que todo el mundo a mi alrededor consigue sus metas, pero yo ni siquiera tengo metas, no tenía un plan establecido. El futuro ha llegado y me ha pillado en calzoncillos. No era lo que esperaba. No tengo un trabajo que me guste, no tengo la independencia que necesito, no tengo nada.

Me pregunto qué hubiera sido de mí si mi otro “yo”, el que trabajaba en Vodafone, hubiera seguido trabajando allí; mi otro yo tal vez tendría más estabilidad y más cosas materiales pero no sería completamente feliz. Pero no me arrepiento de los pasos que he dado. Siento que tengo talento y lo estoy desperdiciando porque no sé cómo sacar partido de mí mismo. Me gusta la fotografía y ni siquiera cojo la cámara para hacer fotos, me gusta hacer cortos y no escribo ninguno. Quizás sea por desidia o porque soy un puto vago.

Cumplí mi sueño de publicar un libro. Pero ahora no sigo escribiendo, debería estar ahora mismo escribiendo una novela o el guión de una película, pero los días pasan esperando algo que no llega que no sé qué es, una llamada o una notificación que me cambie la vida. Ahora estoy en tierra de nadie y siento que no avanzo hacia ninguna parte. Necesito un cambio, una motivación o algo que active la llama de la creatividad. Es como si la vida pasase ante mis ojos sin que yo pueda participar en ella.

Admiro a todos esos que tenían un plan cuando eran adolescentes y lo han conseguido. Yo no lo tenía. No tengo un grupo de música, no escribo novelas que se vendan, no juego a fútbol. ¿Habré fracasado? ¿Me convertiré en un ser anodino con un puesto de trabajo que detesta por un plato de lentejas?

Todo pasa y lo único que he conseguido es ponerme gordo. Por eso ahora he decidido iniciar una dieta e irme a caminar todos los días. Es el único aliciente que tengo en mi anodina vida.

Tal vez lo que necesite ahora es un buen viaje, o que alguien me pegue un buen mazazo en la cabeza. Al fin y al cabo estoy loco, como Burroughs, y todo lo que haga no tendrá sentido.

La locura nunca tuvo maestro para los que vamos a bogar sin rumbo perpetuo.

4 comentarios:

  1. No es necesario estar "loco" para estar así. Yo supuestamente estoy intentando conseguir una meta y cada vez la veo más lejos, en vez de más cerca.
    Todo depende con el cristal con que se mire.

    ResponderEliminar
  2. Creo que cometes un gravísimo error. En esta sociedad, los que tienen un trabajo que les gusta son unos poco privilegiados, como los médicos, abogados, periodistas, reporteros, arqueólogos (siempre que sea vocacional)... y un buen puñado de profesiones liberales. También son privilegiados en mucha mayor medida los políticos, cantantes, deportistas... que además ganan cantidades astronómicas y sin un trabajo convencional; en ocasiones incluso no se le puede llamar "trabajo". Cada vez que oigo a un cantante decir que está "trabajando en su nuevo disco" me entra un poco la risa.

    Recuerdo una vez escuchando la radio, que habló un cantante y contó a modo de anécdota, que durante el verano de no sé qué año estuvo de gira con todo su grupo, y que iban con una furgoneta con todos los bártulos... Contaba que lo pasaban de miedo, comiendo mucho, bebiendo más, acostándose en hoteles de carretera siempre acompañados y nunca por la misma persona, pasados de alcohol y porros... Y que a la mañana siguiente, antes de amanecer ponían rumbo a la siguiente ciudad o pueblo y a veces coincidían en el desayuno con furgonetas de mineros, y después de desayunar "SE IBAN TODOS AL TAJO"... Bueno, no diré yo que este señor y su banda no se lo curraban porque esa vida nómada cansa, pero dura un par de meses; el resto del año es una tocada de bolas brutal y con la cuenta bancaria bien llena. La historia me gustó, pero la comparación con los mineros y eso de "ir al tajo", sinceramente, a mí me cayó como un jarro de agua fría. Vamos, que me desmontó el mito. No soy precisamente un fanático, pero sí, el cantante me gustaba, y desde entonces cada vez que le veo con ese lustre, hablando de su trabajo, me da un poco de yuyu.

    En fin, tampoco escribo para detractar a nadie. Cada uno se busca la vida como puede y si pueden de forma fácil, pues un olé por él. Escribo para decirte con toda mi mejor intención es que esos son privilegiados.

    (Continúa)

    ResponderEliminar
  3. (Viene del mensaje anterior)

    Los demás, los de a pie, los mundanos, los "normales", hemos de saber diferenciar claramente entre dos cosas importantísimas: nuestra forma de ganar el pan y las actividades que nos gustan. Este estereotipo de persona es la que más abunda en ese montón al que pertenecemos casi todos y del cual intentar salir nos puede costar más de un disgusto. Tú lo sabes bien porque dices haber dejado un trabajo fijo para intentar dedicarte a tus hobbies, y lo que según mi punto de vista es más errado: financiarte con ellos, y no has conseguido nada. La gente de este montón del que te hablo trabaja en una ocupación que no le gusta: reparte en una agencia de transportes, construye casas, repara instalaciones eléctricas, cambia el aceite a coches, vende inmuebles, hace llamadas telefónicas a gente que le manda a la mierda, pone cañas y aperitivos, vende pasajes de avión o barco, atiende la caja de un súper y durante horas y horas cobra un carro de la compra tras otro, limpia las dependencias de un hotel, un portal, un edificio público, la calle, etc., etc., etc. Y a nadie (creo yo) le gusta estar haciendo eso 8 horas diarias o más, pero de ahí sale lo que les permite hacer la otra parte de su vida, la "buena".

    La parte buena es tu casa, tu pareja, tus hijos, tu familia, tu espacio, tus pasatiempos, tus gustos, tus proyectos... ESA es la verdadera vida. Lo primero lo hacemos para PERMITIR vivir esa otra parte de la vida, para poder salir con tus amigos o familiares y que esta vez las cañas te las sirvan a ti, para llamar a que reparen las tuberías de tu cuarto de baño, para ir a una gran superficie a comprar un mueble bonito para tu sala de estar, y esta vez la cajera de turno te cobre a ti y no tú a los demás... Y también para tener tu grupo musical, escribir tu libro y hacer TODO ESO QUE SEGÚN TÚ TE FALTA, pero que en realidad y según mi criterio, lo que te falta es lo primero: tu sustento, te guste más o menos.

    Tampoco digo que me te metas a trabajar en algo que te asquee tanto que llegue a perjudicar seriamente tu vida o la calidad de ésta, pero vamos... En definitiva tú quieres que tu hobbie sea tu sustento y eso, amigo mío, es como querer que te toque la lotería. Posible es, pero mejor confía en una solución más mundana y sobre todo llévala a cabo.

    Espero haber aportado al menos algo que enriquezca tu pensamiento aunque sea un poquito y te anime a mirar desde otra perspectiva. Como mínimo ha quedado de manifiesto que tu mensaje no me ha pasado desapercibido y ha despertado mi atención. Si en algo te he molestado, tómame como ese que te da un mazazo en la cabeza :-)

    Siempre que escribo en un blog suelo dejar mi correo electrónico. Me gusta hablar con la gente porque creo en la gente y me gusta la gente. Si no te parece bien, edita el mensaje y elimínalo.

    zz4@hotmail.es

    Suerte en tu vida y por favor, ordena tus ideas y establece correctamente las prioridades. Sería cojonudo un mundo como el que planteas, pero el habitual es el que planteo yo. Es más feo pero es lo que hay.

    Un saludo.

    Carlos.

    ResponderEliminar
  4. aun sigo esperando a que regreses al blog.

    ResponderEliminar